¿Victima de tu vida?

  ¿Te consideras víctima de tu vida?

Ha pasado que por años, el hombre ha intentando evitar a toda costa el dolor y el sufrimiento, queriendo siempre huir de todo aquello que lo lastime o le haga daño, de hecho nuestro cerebro que está programado para la supervivencia y ha quedarse en la zona de confort, le asusta lo nuevo y siempre el mismo indicará que nos alejemos cuando se aproxima lo desconocido.  

Esta semana viví situaciones similares donde alguien atravesaba un dolor, y otra persona un sufrimiento, a lo que voy en este artículo es que debemos identificar la diferencia entre ambos. 

Separó el dolor del sufrimiento porque bien el dolor es una vivencia tangible, identificable, y también  es inevitable, es imposible no sentirlo, no se puede frenar esas emociones que evocan la sensación del dolor, molestia o desagradable.

Mientras que el sufrimiento lo ubicamos y lo alimentamos en tiempo y espacio distintos al presente.

Les comparto esta frase para que me entiendan un poco más “El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional”. -Buda Gautama 

Preguntas cómo estás no te llevan ningún lado, te obligan a dar vueltas en el mismo sitio y a enfocarte en otros tiempos que no es ni el aquí, ni el ahora. 

Cuando mis amigos me cuentan una situación difícil y dura por la que están pasando en dicho momento que efectivamente les hace sentir mal/les ha causado dolor  y el mismo dolor los ha cegado. Los ayudó con consejos, les muestro las opciones que tienen y la perspectiva desde donde yo veo las cosas,  con solidaridad y la esperanza de poder ayudarlos, como quizás en su momento yo necesite ayuda y consejos, porque bien sabemos que cuando se nos presenta un problema lo más fácil es ponernos la venda en los ojos, o colocarnos  una etiqueta de “víctima” que claro está que ninguna nos ayuda.

 

Cuando estamos sumergidos en un problema, a primera instancia se hace muy difícil ver las distintas opciones para salir de el.

 

No es que no sea amigable, pero en lo personal no me gusta que un amigo me cuente de sus problemas unas tres veces, es ahí donde digo, estás allí porque quieres. (haciendo un lado pérdidas físicas y enfermedades terminales)

Me gusta mantener a mi lado a personas que quieren siempre sentirse mejor, aunque no lo estén, buscan la manera de sanar, de reencontrarse y de entender sin hacerse preguntas sin respuestas y sin ser víctimas.

Cuando una persona me cuenta una y otra vez su problema, le quitó la venda de los ojos y él mismo se la vuelve a poner, ahí mismo me aburre el autosabotaje y me hago un lado no porque no me interese, si no que está siendo una carga negativa en mi entorno al no querer solucionar sus problemas.

 

Como diría un profesor muy amigo, hay que aprender a surfear la ola y no dejar que te arrastre la marea.

 

Si eres de esas personas que cuando pasa por una situación difícil le deja de hablar a los amigos porque “no te acompañaron en tu dolor”, estás mal… Recuerda que hay personas que les gusta vivir un luto a solas y otras que les gusta la compañía, ese porcentaje de persona podría dividirse en un 50 y 50, así que no puedes juzgar a tu amigo por haberte dado espacio para vivir tu dolor y haber regresado para ayudarte a superarlo.

 

Mantén a tu lado a personas que te ayudan a superar cualquier obstáculos, y no a personas que te mantengan en el mismo lugar.

La próxima vez que te encuentres en una situación difícil de tu vida, evita hacerte preguntas sin respuestas, tales como:

¿Por qué me pasó esto a mi?

¿Por qué la vida es tan injusta conmigo?

¿Qué hice yo para merecer esto?

Son preguntas sin respuestas que no te llevan a ningún lado más que a tener el papel de víctima y que te  llevarán una y otra vez al mismo lugar, preguntas como estas no te permiten avanzar, te mantienen enfocado y estancado en alimentando el sufrimiento, en el ¿por qué a mi? manteniéndote alejado del presente y sin accionar, como quien dice, sin tomar las riendas de tu vida.

Frente al sufrimiento y el dolor no se lucha, se aceptan bajo un proceso psicológico y espiritual ya que ninguno puede ser eliminado del todo.

El sufrimiento genera lástima y no creo que quieras atraer gente solo por eso, el sufrimiento solo te da el papel de víctima y jugar ese papel está mal, es como vivir con una nube negra arriba, día, tarde y noche.

Ser víctima de tu vida es ser un sonámbulo, una nube negra, es ser una persona negativa, una persona tóxica. Suena rudo pero es la verdad, quizás al verlo desde esa perspectiva te gustaría dejar de ser eso en tu vida.

 

Amigos si, a veces tus problemas te pueden hacer caminar por la vida sin un sentido por ella misma, puedes volverte pesado y alejar a las personas de tu lado y no es que te hayas quedado solos con tus problemas, es que tu habrás decidido dejarte arrastrar con tus problemas y olvidarte de que tenias una vida.

 

Parte de ser adulto es entender que no siempre la vida será justa con nosotros, que las personas  llegan y se van dejando algo en nosotros, sea bueno o malo.

Pero a pesar de todo siempre hay forma de salir de eso, de superarse y de disfrutar la vida aunque no sea justa.

Porque para mí, en lo personal, hasta de lo malo hay algo bueno que sacar.

 

El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional, busca la manera de encontrarle sentido a tu sufrimiento, de darle sentido, de aceptar la realidad, de no vendarte los ojos, no autosabotearse y de no hacerte la víctima. Tanto el dolor como el sufrimiento son los pilares para el alivio, la aceptación y la cura.

Hazte preguntas con sentido y que te permitan actuar en torno a tu realidad, como: ¿ahora que me paso esto que voy a hacer? ¿Qué puedo hacer para sanar? ¿Qué haré si me ocurre esto de nuevo? ¿Qué debo hacer para prevenir que en un futuro me pase  y si es que puedo prevenirlo? ¿Cómo puedo solucionarlo? ¿Cómo puedo evitar sentirme así de nuevo?

 

Son preguntas que nos llevan a la acción, debemos siempre aceptar la realidad para poder concientizarnos en hacer algo al respecto.

 

Recuerda que aunque tú no lo sepas y la vida no te lo diga, todo en esta vida pasa por alguna razón.

 

Y que tanto como los momentos buenos o malos no permanecen para toda la vida.

Cursos recomendados

Retiro Virtual de nueve exposiciones sobre como puedes desarrollar habilidades para convertirte en tu mejor versión. Aprende de la mano de estas mujeres que comparten sus conocimientos profesionales y experiencia de vida a través de la Psicología, Herbolaria, la Danza, la PNL y mas.

En el Retiro Virtual encontraras los siguientes temas:

1. Eres Libre y soberana

2. La Magia de la Ciclicidad Femenina

3. Mujer Valiosa: Despierta tu Potencial

4. Movimiento Consciente

5. Descubre y enciende tu propósito

6. Terapias Ancestrales para el auto cuidado

Es un taller online de unas 4 horas en video diseñado y desarrollado por la psicóloga clínica Dra. Ana M. González Luna donde pone a disposición de las personas técnicas principales para ayudar a lidiar con la ansiedad y sus síntomas. Es un taller práctico de aprendizaje enfocado en conocer las destrezas que te ayudarán a lidiar con los momentos en los que la ansiedad deja de ser algo útil y se convierte en una dificultad. En definitiva, se trata de uno de los talleres más accesibles y práctico para manejar la ansiedad y mejorar tu calidad de vida.

Cesta de compras
0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x